Wednesday, 18. October 2017

Visitantes

1220500

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

idseslogo

CRONOLOGÍA      BIBLIOGRAFÍA       ESTUDIOS       RESEÑAS         ACTIVIDADES


 

Ateísmo y fe en Cristo. El problema de la libertad en Dostoyevsky (II)



[65] En 1918, se publicó en Rusia el plan de la Vida de un gran pecador, tal como se encontraba en los papeles de D. El libro citado en la nota anterior lo dio a conocer en España. Parecen distinguirse en el plan cuatro partes: 1ª la infancia del h éroe, con su «idea» de hacer dinero (pasará a El adolescente); 2ª  estancia en un monasterio para ser educado (el monasterio figurará en Los hermanos K.); 3ª salida del monasterio y propósito de llegar a ser grande; 4ª confesión de sus crímenes y muerte.

[66] Cit. por M. DOERNE, Gott und Mensch in D. Werk (Göttingen 21962), p. 45, nota 4.

[67] Los demonios, trad. de L. ABOLLADO. F.M. DOSTOIEVSKI, Obras completas, vol. V. Edit. Vergara, Barcelona 1969.

[68] Dostoievski, vida y obra, en F.M. DOSTOIEVSKI, Obras completas, vol. I, p. 154.

[69] Cit. por A. VIDAL, ibidem.

[70] El cristianismo de D. (Madrid 1970), p. 90 y passim.

[71] Cit. por A. VIDAL, en el Prólogo a Los demonios, p. 17.

[72] Los demonios, II, 7, 2, p. 482.

[73] Cit. por J. MAMBRINO, en Etudes 336 (1972) 585. Aprovecho la ocasión para señalar los textos de CAMUS referentes a D. En El mito de Sísifo, un capítulo dedicado a Kirillov; en El hombre rebelde, un capítulo dedicado a Iván K. (titulado «El rechazo de la salvación») y otro dedicado a Shigalev.

[74] O. c., p. 18.

[75] Dostoievski (Paris 1964), pp. 131-132. Cf. también N. BERDIAYEF: «Las ideas positivas que nos da D. en su Diario de un escritor no expresan toda la profundidad y novedad de su pensamiento en temas religioso-sociales, porque en ellas es exotérico y se acomoda a la comprensión vulgar y mediocre de sus lectores». El credo de D. (Barcelona 1951), p. 223.

[76] Cuáles son los «demonios» aludidos en el título queda explicado por Stepan T. Verjovensky (III, 7, 2, p. 764).

[77] Cit. por A. VIDAL en el Prólogo a Los demonios, p. 16.

[78] Cit. por A. VIDAL, Dostoievski, vida y obra, p. 154.

[79] Cit. por A. VIDAL, o. c., p. 152. Si el lector ha leído la novela, habrá advertido cuán de cerca sigue la realidad histórica.

[80] Tomo estos datos de A. VIDAL, o. c.

[81] Cit. por A. VIDAL, o. c., p. 148.

[82] Cf. A. VIDAL, o. c., p. 140.

[83] E.H.CARR, Dostoievski 1821- 1881 (Barcelona 1972), p. 204.

[84] O. c., p. 208.

[85] El hombre rebelde (Buenos Aires 1963), p. 145.

[86] E.H. CARR, o. c., p. 203.

[87] Apuntes del subsuelo, F.M. DOSTOIEVSKI, Obras completas, vol. III (Edit. Vergara, Barcelona 1969), p. 285.

[88] E.H. CARR, o. c., p. 203. Es la misma relación que hay en CC entre Raskólnikov y Svidrigailov, o en HK entre Iván K., que se queda en la teoría, y Smerdiakov, que la lleva a la práctica y comete el crimen.

[89] «Lenin tomará de Tkachev, camarada y hermano espiritual de Nechaev, una concepción de la toma de poder que considera majestuosa y que él mismo resume así: secreto riguroso, elección minuciosa de los miembros, formación de revolucionarios profesionales». A. CAMUS, El hombre rebelde, p. 233.

[90] «Muischkin représente la transgression de l'humain exactement opposée à celle que D. incarne en Stavroguin». J. DELESALLE, «Cet étrange sécret», Etudes Carmélitaines, vol. 1 (1957) 31.

[91] La estructura de la personalidad (Barcelona 1962), p. 260.

[92] «La aparición de la idea de sobrenatural significa el fin del humanismo». O. c., p. 106.

[93] L’action (1893), p. 356.

[94] O. c., p. 500.

[95] Octubre I, 4; diciembre I, 2-3. Diario de un escritor. Trad: R. CANSINOS ASSENS, Edit. Aguilar (Madrid 1946), pp. 1818-1819 y 1861-1866.

[96] El adolescente, trad. de J. LAIN, F. M. DOSTOIEVSKI, Obras completas, vol. VI, pp. 185-850. Edit. Vergara (Barcelona 1969).

[97] El pasaje en que Versilov imagina una humanidad sin Dios (III, 7, 3, pp. 734-736) lo incluiré en el comentario a Los hermanos K.

[98] Copia casi exactamente el texto de DE, seguramente porque no había llegado a publicarse.

[99] Diario de un escritor, abril 1877, II, 1. O. c., pp. 1945-1958.

[100] Los demonios, pp. 820- 821.

[101] Los demonios, p. 821.

[102] Los hermanos K., trad. R. CANSINOS ASSENS, Edit. Aguilar (Madrid 1946).

[103] E. H. CARR, o. c., p. 259.

[104] Cit. por A. VIDAL, o. c., p.164.

[105] Véase la nota 81.

[106] El adolescente, II, 1, 4, p. 432.

[107] La afirmación de Iván K., recogida por SARTRE , «si Dios no existe, todo está permitido», en rigor es falsa. El conocimiento del valor moral y de la obligación antecede al conocimiento de Dios y es fundamento de este conocimiento (ratio cognoscendi). Pero, una vez conocido, Dios aparece como fundamento del valor moral y de la obligación (ratio essendi). Es en el fondo la tesis de KANT, tradicional en este punto y antes de SUAREZ y general hoy día dentro del pensamiento filosófico cristiano. Cf. R. SCHAERER, «Si Dieu n'existe pas...», en RThPh 17 (1967) 93-110 y P. SUÑER, «Los constitutivos de la ley moral en Suárez», en Mcom 54 (1970) 195-245.

[108] Cf. E. H. CARR, o. c., pp271- 272.

[109] Por más extraño que parezca, es una cita casi literal de KANT: «Es ist durchaus nötig, dass man sich vom Dasein Gottes überzeuge; es ist aber nicht so eben nötig, dass man es demonstriere». Son las últimas líneas de su obra: Der einzig möglich Beweisgrund zu einer Demonstration des Daseins Gottes.

[110] «Como NIETZSCHE, el más célebre de los asesinos de Dios, Iván acaba en la locura». A. CAMUS.

[111] E. H. CARR, o. c., p. 269.

[112] Cit. por C. WILCZKOWSKI, en La l égende du grand Inquisiteur (París 1958), p. 68.

[113] Orbis Catholicus 1 (1958) 13.

[114] Puede verse tratado este aspecto en la «Introduction», de X. TILLIETTE a La légende du grand Inquisiteur, pp. 43-51. Cf. también M. DORNE, o. c., pp. 80-81.

[115] O. c., p. 81.

[116] M. DOERNE ha estudiado expresamente el tema de los demonios y Satán en D. O. c., pp. 70-85.

[117] Aunque es verdad que el Inquisidor, con cierta grandeza estoica, tiene conciencia de asumir, a favor de la humanidad, un duro destino: «Sólo nosotros, los que guardaremos el secreto, sólo nosotros seremos infelices. Habrá miles de millones de seres felices y cien mil que padecerán, que habrán cargado con la maldición de la ciencia del bien y del mal» (II, 5, 5, p. 1020).

[118] Crimen y castigo, I, 2.

[119] Los hermanos K., III, 7, 3.

[120] Los hermanos K., II, 6, 3, i.

[121] Cit. por D.ARBAN, D. par lui- même, p. 171.

[122] Cit. por C.WILCZKOWSKI, o. c., pp. 101-103.

[123] Véase la nota 113.

[124] Cit. por C.MOIX, El pensamiento de E. Mounier (Barcelona 1969), p. 259. No quiero dejar de señalar la influencia (bien sabida por otra parte) del Poema en la célebre parábola de A.HUXLEY, Un mundo feliz (cf. sobre todo los capítulos l6-l7).

[125] Los hermanos K., II, 6, 3, g, p. 1062.

[126] P. EVDOKIMOV, D. et le problème du mal, p. 132.

[127] O. c. en la nota 113.