Thursday, 29. June 2017

Visitantes

1120888

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

Entrevista a Mark Steyn: America Alone

1_5

El fin del mundo tal y como lo conocemos. 



 
 
 
Peter: Bienvenidos a “Uncommon Knowledge”, soy Peter Robinson. Por cierto, asegúrense de seguirnos en Twitter, en Twitter.com/UncKnowledge.
 
El autor del best–seller, “America Alone: The End of the World as We Know It”, Mark Steyn publica regularmente en “National Review”, “The Washington Times”, “Investors’ Business Daily” con presencia en Australia, Canadá y el Reino Unido como asociación de un sólo hombre [one man commonwealth association], y es invitado habitual de Rush Limbaugh.
 
Mark, “El Fin del Mundo tal y como lo conocemos”. Primera pregunta: dices esto con un exceso de provocación para captar la atención de todos.
 
Mark: No. Creo, creo que estamos al final, como Głowa Kasandry, él escribió un libro advirtiendo sobre el Apocalipsis con la esperanza de que pudiesen detenerlo. Pero creo tanto si lo detenemos como si no, estamos al final del Orden Global de la post–Segunda Guerra Mundial, y… y muchas cosas deben ser pensadas de nuevo, como consecuencia.
 
Peter: Segmento uno, los números. Pongamos sobre la mesa tan sólo el argumento demográfico. Citaré de “America Alone”: “Este libro trata de las grandes fuerzas en juego en el mundo desarrollado que han dejado a Europa demasiado debilitada como para resistir su despiadada transformación en Eurabia y llama a cuestionar el futuro de gran parte del resto del mundo, incluyendo los Estados Unidos y Canadá y más allá”. Los factores clave son, 1) el declive demográfico; 2) la insostenibilidad de los estados democráticos sociales del Occidente avanzado; y 3) el agotamiento de la civilización. Volveremos sobre cada uno de ellos en su momento. Declive demográfico. El argumento.
 
Mark: Bueno, Europa simplemente ha abandonado en su mayor parte el tener hijos. Si tomamos los países mediterráneos, por ejemplo, tendemos a pensar en ellos desde nuestros estereotipos como culturas “cebadas”. La gran Mama italiana, la gran boda griega, la gran rolliza familia griega. En realidad, su tasa de natalidad se ha colapsado. Alemania, Japón e Italia ya estaban al borde del declive mundial. Sus árboles familiares están cabeza abajo. Hay cuatro abuelos y dos hijos y un nieto. No ha de pasar mucho tiempo para que tengas serios problemas y alcances un punto más allá del cual no puedas recuperarte. Y ahí es en donde muchos países europeos se encuentran ahora. Y algunos simplemente están fuera de juego. Si miras la Europa del Este, algunos de los países que, 20 años atrás, eran parte del bloque soviético, han renunciado a tener hijos y ahí su población ha caído y no hay un aumento de la población. Lo que ocurre en la Europa Occidental es algo diferente. En efecto, la Europa Occidental ha importado un gran volumen de población musulmana a cambio de los hijos que no quieren molestarse en tener.
 
Peter: ¿Y la tasa de natalidad musulmana es?
 
Mark: Bueno, la tasa de natalidad musulmana se dice que es... porque ya sabes, en una cultura políticamente correcta no se mantienen muchos números sobre esto, pero en comparación con la tasa de natalidad étnicamente europea, en donde hay 1.3 hijos por pareja, los musulmanes, la población musulmana se estima en 3.5. Ahora bien, las estadísticas británicas de la oficina de estadística oficial del gobierno británico dice que la población musulmana en el Reino Unido está creciendo diez veces más rápido que la población general. No ha de pasar mucho para que los números se incrementen. Digamos que tienes... quiero decir, la gente piensa que se necesita mucho tiempo, pero si tenemos, pongamos, un 90% de la población que es... no hagamos ningún tipo de distinción racial, llamémosles Munchkinos. Así que un 90% son Munchkinos y tienen 1.3 hijos por pareja y tienes un 10% de minorías étnicas que puedes llamar, llamémosles Ruritanianos, o como quieras llamarlos, pero que tienen 3.5 hijos. Ese 90% y ese 10% tendrán prácticamente el mismo número de nietos. Así que en otras palabras, dos generaciones es todo lo que necesitas para alcanzarlos.
 
Peter: Cierto. Escribes en “America Alone”: “Hoy”, cito, “Hoy la tasa de natalidad de los musulmanes caerá y caerá probablemente de forma dramática, tal y como las tasas de natalidad católicas han caído en Italia y Quebec. Pregunta: ¿Cuál es tu teoría sobre lo que provoca las tasas de natalidad? ¿Por qué caerá la tasa de natalidad musulmana?
 
Mark: Bueno, yo... creo que son dos, creo que hay dos cosas que subyacen tras las tasas de natalidad. Una es la mejora económica básica. La gente pasa de una sociedad agrícola primitiva donde no necesita demasiados hijos para trabajar en la granja a sociedades más desarrolladas en las que necesitas menos hijos. Lo que ocurre en Europa va más allá. Ciertamente, el estado democrático social decía: “No has de preocuparte de hijos o nietos o cualquier otra cosa, nos ocuparemos de ti desde la cuna hasta la tumba”. El precio a pagar en forma de impuestos es elevado y por ello tener un hijo es caro en mundo moderno actual. Hay personas que tienen menos hijos porque es un lastre económico. Y dime, si no has de tenerlos, para qué tenerlos. El 40% de las graduadas universitarias en Alemania no tiene hijos. Hablamos del instinto maternal, pero evidentemente no es tan instintivo, no si eres alemán.
 
Peter: Bien, dame... por cierto, esto que dices sobre la caída de la tasa de natalidad musulmana, me da la sensación, al leer “America Alone”, de que se lo echas en cara a la oposición, porque eso mismo puede no ser así. Como por ejemplo, en la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, en Utah, Salk Lake City es una ciudad completamente moderna, pero tiene la tasa de natalidad más alta en los Estados Unidos.
 
Mark: Sí.
 
Peter: Quiero decir que no necesariamente...
 
Mark: No, no, y es por eso que los mormones rebosan los bancos de Utah y por lo que Mitt Romney puede presentarse como candidato mormón a la presidencia en Massachusetts. Han sobrepasado al estado, en esencia. Y creo que puedes ver cosas parecidas en Gran Bretaña, por ejemplo, la inmigración paquistaní cayó en su primera gen... la tasa de natalidad paquistaní cayó en la primera generación de inmigrantes paquistanís en los 70. Algo muy extraño ocurrió en los 80 y 90, que hizo que comenzase a subir de nuevo. Ahora bien, supongamos que había una población paquistaní lo suficientemente grande en el norte de Inglaterra como para vivir dentro de una cultura paquistaní, estarían retomando la tasa de fertilidad paquistaní. Así que acepto, y puedo verlo claramente, que algunas tasas de natalidad musulmanas están cayendo, pero cuáles, generalmente hablando las más moderadas, en Túnez la tasa de fertilidad es una tasa de fertilidad occidental. Y Turquía, ¿por qué Turquía, por qué la Turquía de Kemal Atatürk se está convirtiendo en otra sociedad islámica más? Porque los Kemalistas turcos occidentalizados mantuvieron tasas de natalidad occidentales, mientras una extensa zona rebelde turca al este conservó la tasa de natalidad musulmana tradicional, rebosaron sus bancos, como la población en Utah, y se trasladó a la ciudad. Y es por esto que pase lo que pase en Turquía, la Turquía de los Kemalistas ha desaparecido totalmente. Y si el Pentágono y el Departamento de Estado no lo pillan, no deberían estar en estos edificios.
 
Peter: Segmento dos. Los hábitos insostenibles de Occidente. De nuevo de “American Alone”, cito: “El estado de bienestar europeo depende del crecimiento económico y del crecimiento de la población. El primero es ahora casi indistinguible y el segundo está ya dando marcha atrás”. Fin de la cita. Explica por qué el estado de bienestar en Europa depende tanto del crecimiento económico como del de la población. Primero tu premisa.
 
Mark: Si no tienes un estado de bienestar, una población en receso no es un gran problema. Quiero decir que es un problema en el sentido cultural, si quieres tener un negocio de hip–hop y cuentas con poca gente joven. Pero personalmente estaría bien para mí, no quiero una escandalosa...
 
Peter: Tú y yo estaríamos contentos con Frank Sinatra.
 
Mark: Sí, sí, estaría contento teniendo a Doris Day y enviar a Lady Gaga a dondequiera que desee ir, así que si pierdes a tu gente joven tienes ciertas consecuencias culturales, pero no necesariamente económicas. Por ejemplo, en mi ciudad en New Hampshire la población alcanzó su máximo en el censo de 1810 y después pasó que la industria ovina en New Hampshire se colapsó y la gente se marchó al oeste, a las ciudades con industria textil al sur de Inglaterra, y la población de mi ciudad cayó en los 40, pero no importaba, porque no teníamos un estado de bienestar. Pero enunciado en base a que habrá suficiente gente joven como para pagar por las jubilaciones de la gente mayor... ahora bien, cuando decimos jubilación estamos hablando de uno de los problemas que muchas sociedades antes de nosotros no tenían. Tomemos Grecia, hay unas 300 profesiones en Grecia y puedes jubilarte a los 50. En otras palabras, trabajas desde los 20 y pico hasta los 50 y luego pasas 30 años viviendo a expensas de alguien. Bien, ¿quién va a ser ese alguien? Si no tienes hijos, tendrás que importar a alguien para que sea ese alguien y la gente que has decidido importar son musulmanes.
 
Peter: “Prácticamente todos los asuntos a los que se enfrenta la Unión Europea”, citando de nuevo “America Alone”, “–desde las tasas de inmigración hasta los problemas de las agobiantes pensiones del Estado–, tiene en su corazón la misma causa fundamental: un gran falta de niños”. Fin de la cita. Dame si puedes un suerte de sumario de por qué Francia, tal y como la conocemos, no puede sobrevivir con la actual tasa de natalidad.
 
Mark: Bueno, depende de qué crees que es una nación. Si una nación es simplemente un código postal, si una nación es una puerta en el LAX y únicamente la acumulación de personas esperando en la puerta lo que sea hasta que llegue su vuelo, entonces sí, habrá una Francia y habrá unos Países Bajos y habrá una Italia y una Alemania. Pero si crees que una nación es la herencia acumulada de su pasado, entonces no habrá Francia y no habrá Alemania y no habrá Italia. Hace sólo un par de días, una importante política en el partido de Angela Merkel en Alemania pidió eliminar los crucifijos de las escuelas alemanas. Los alemanes son post–cristianos, como muchos europeos, pero es parte de su herencia cultural el ver crucifijos en las escuelas alemanas. Esta musulmana está intentando decir que ahora...
 
Peter: ¿La ministra era musulmana?
 
Mark: Sí, es una musulmana del partido de Angela Merkel en Alemania y está señalando, razonablemente, que estos crucifijos ya no representan lo que es Alemania y mucho menos lo que será Alemania en 20 años, así que los van a quitar. Quiero decir, que ni siquiera ha de ser algo tan básico. Si miras los pubs ingleses, si miras un pub de un pueblo inglés, tú también conoces bien los pueblos ingleses de tus años de Universidad, Peter. Pues bien, si vas a estos pueblos en Oxfordshire, verás una pequeña calle principal con seis, siete, ocho prósperos pubs. Pero una vez la población sea un 20 ó 30% musulmana, ¿cuántos de esos pubs seguirán funcionando? Así que afecta a todo. No puedes tener esta transformación en la población sin tener una mayor transformación a nivel cultural, social o económico y político, también.
 
Peter: Permíteme decirte que pienso de Francia: 1) Nominalmente, y aún así nominalmente, católica; 2) rígida separación entre la Iglesia y el Estado, la política de laicité; 3) una sensación vívida de jugar, de haber jugado, un papel importante en la historia de Europa. Una sensación así porque el sistema educativo francés es bastante bueno, tal y como yo lo entiendo por su historia, los niños conocen a Napoleón y la Revolución y la larga línea de reyes franceses a través de Luís IV y hasta Pepin. Así que se sitúan a ellos mismos en relación a la larga historia de la historia europea. Dime cómo será Francia, cómo esos tres aspectos que yo creo que definen lo que es ser francés, cambiarán en los próximos, digamos, 20 años.
 
Mark: Bueno...
 
Peter: O si 20 años es muy poco, estoy tomando...
 
Mark: No, no, no lo creo. Creo que en 20 años, creo, es decir, por ejemplo, en las escuelas que has mencionado, Antwerp en Bélgica. El 40% de los niños de las escuelas elementales de Antwerp eligen estudios islámicos como clase de estudios religiosos, frente a un 26% católico y casi el mismo porcentaje de estudios no confesionales. Así que, dicho de otro modo, ése es el futuro de Antwerp. Y en 20 años todos estos graduados estarán ya bien entrados en los 20 y cerca de los 30. Así que no vas desencaminado. Ése es el margen de tiempo del que hablas. Y en Francia, muchas escuelas católicas, muchas iglesias católicas cerrarán. Tal vez algunos se mantengan como emplazamientos culturales, pero no serán iglesias católicas funcionales. Si piensas en lo que otrora fuera la Catedral de Santa Sofía en Estambul, ahora es un museo. Así que puedes ir y ver, ir y ver qué fue aquello, pero ya no es algo que importe. Y eso es lo que serán esas iglesias católicas. Puedes hablar de la historia que se enseña en las escuelas francesas, pero no van a enseñar la Segunda Guerra Mundial porque será problemático.
 
Peter: Los turcos estaban en el lado equivocado.
 
Mark: Bueno y también, más allá de esto, está la cuestión del Holocausto que se vuelve polémica cuando se la enseñas a niños en una escuela musulmana. Por eso las escuelas holandesas, por ejemplo, han decidido que la discreción es el mejor valor y que es más sencillo saltarse toda la Segunda Guerra Mundial. Las escuelas británicas encuentran cada vez más fácil saltarse las Cruzadas. Así que cuando tienes esta transformación tan esencial de la población cambia no sólo el presente y el futuro, sino que incluso cambia el pasado. Porque el pasado debe ser retrospectivamente manifestado en consonancia con un cierto tipo de nueva narrativa nacional. Y ése es el gran problema, porque entonces ni siquiera te queda el consuelo de la historia.
 
Peter: Joe Biden sabría qué es eso. Es un gran problema. Segmento tres: agotamiento de la civilización. De nuevo de “America Alone”: “Un terrorista suicida puede ser un arma débil, pero no contra una cultura débil”. Explica esto.
 
Mark: Sí, el... básicamente el Islam ha apostado a que... Nosotros tenemos juguetes caros. Tenemos los mejores portaviones. Tenemos los mejores tanques, tenemos bombas inteligentes. Pero ésta es una ventaja a corto plazo. Si quieres pelearte en el campo de batalla, si quieres pelearte de una forma más ambigua, en la que no necesariamente, en la que nunca, en realidad, vas a tener que enfrentarte en el campo de batalla con un gran tanque, lo que importa entonces es la voluntad. Lo que importa es la voluntad y ellos han apostado a que Occidente no tiene la voluntad necesaria para defenderse a sí mismo. Y ven esto cada día de la semana. Por ejemplo, en la forma en que Comedy Central, hace sólo un par de días, sucumbió a la censura del programa South Park. La verdad es que no sé mucho de South Park, no veo nada en particular... no tengo televisión propiamente dicha. Pero, pero sí sé que hace diez años South Park pudo hacer un chiste con Mahoma y fue emitido y nadie amenazó con matar a nadie por ello. Lo que ha pasado desde entonces es que hemos enseñado a estas personas la lección de que, si nos amenazas con matarnos, y nos amenazas con asesinatos y nos amenazas con intimidaciones, en realidad no tendrás que matar o asesinar a nadie. La cultura sucumbirá a ella misma de todas formas.
 
Peter: Identificas dos fuentes de este agotamiento de la civilización. Permíteme que te pida una explicación de cada una de ellas. De nuevo, citando de “American Alone”: “La mayor parte de las iglesias protestantes son en mayor o menor grado post–cristianas. Mantienen”, en realidad cito esto porque me encanta la frase. Aguanta la respiración. “Mantienen que si Jesús viviese hoy sería seguramente un homosexual, obispo anglicano con una pareja de hecho conduciendo en un coche ecológico con una pegatina diciendo “Los brazos son para abrazar”. Cierro comillas. Occidente está exhausto porque ha dejado de creer.
 
Mark: Bueno, creo que ha dejado de creer en todo. Y con esto quiero decir que no es necesario que todos en las naciones de Occidente sean cristianos creyentes y practicantes. Pero, has de entender que... creo que tu civilización surge de una relativamente estrecha fuente fundacional. A mí me gusta el ateísmo, pero debo decir que encuentro que la calidad del ateísmo se ha deteriorado dramáticamente a lo largo del último siglo. Si nos vamos al s. XIX, cuando Nietzsche declaró que Dios había muerto, al menos respetaba a Dios lo suficiente como para pelearse con él acerca de su existencia. Esto es más sofisticado que si tomas Richard Dawkins o por ejemplo a Christopher Hitchens, que me gusta mucho. Un hombre que está en el lado correcto de muchas cosas. Pero Christopher Hitchens dijo que “la religión lo envenena todo”, No creo... no puedo entender cómo puedes contemplar la mayor parte del arte de la civilización occidental, ni entiendo cómo puedes escuchar Mozart o Brahms y decir esto. No es necesario que seas un practicante cristiano para percibir la belleza del Réquiem de la Gran Misa europea, que surge de la tradición cristiana. Así que la idea de tirar a la basura nuestra civilización en interés de... creo, de una novedad multiculturalista ha sido un desastre. Y creo que ha dejado un gran agujero en donde nuestra identidad debería estar.
 
Peter: Segunda causa del agotamiento de la civilización. Defiendes, y cito de nuevo “American Alone”, que “la población de una sociedad democrática rica espera tener total libertad de elección sobre sus paquetes de televisión satélite, mas piensa que es perfectamente normal permitir al estado tomar todas las decisiones con respecto a su seguridad social. El sopor de Occidente deriva, en parte, del anexionamiento por parte del gobierno de las funciones vitales de la adultez”. Fin de la cita. Explica ésta.
 
Mark: Bueno, no creo que sea muy difícil. Si tomas una foto de un joven de 13 años normal de la California de hoy y luego tomas una foto de un joven de 13 años de mi parte de New Hampshire en 1878, ponlas una al lado de la otra: a quién dejarías tu casa si tuvieses que marcharte el fin de semana. No creo que sea... no creo que sea una pregunta difícil de responder. No pasa nada cuando tienes 13. ¿Pero qué pasa en la adolescencia? El presidente de los Estados Unidos acaba de decirnos que si tienes 26 años, puedes vivir del seguro de enfermedad de tus padres, en su plan de seguros. Así que, básicamente, ha dicho que a los 26 eres todavía un niño.
 
Peter: La infancia se extiende a los 26 años.
 
Mark: En tu 27º cumpleaños has alcanzado finalmente la madurez y ya puedes prescindir del seguro de tus padres. Pero hasta entonces eres un niño. Lo que... el problema con esto es que hemos creado una sociedad de adolescentes permanentes. En donde los asuntos importantes, el cuidado de la salud... el cuidado de la salud, cómo es que la gente podía hacer sus propios arreglos en el cuidado de la salud hace 50, 100, 200 años, pero ahora el estado debe hacerlo por nosotros. ¿Y qué dice esto de nosotros? ¿Qué tipo de...? Cuando aíslas a tus ciudadanos de prácticamente la más básica de las presiones de esta vida, ¿qué tipo de ciudadanos creas? Y por eso creo que estamos creando esencialmente una sociedad de adolescentes permanentes. Cuando hablamos de nuestros iPods, hablamos de la música que escuchamos, hablamos de nuestros paquetes de televisión por cable, mientras toda decisión importante la toma en nuestro lugar el gobierno.
 
Peter: Segmento cuatro: Steyn y sus críticos. La revista “The Economist” ha llamado a tu libro “Un credo alarmista”. “The Guardian”, uno de los periódicos británicos más importantes, ha dicho: “El libro de Steyn es ciertamente alarmista”. La revista “The Macleans” para la que escribes...
 
Mark: Mi revista...
 
Peter: ...para la que escribes, “The Macleans”, la revista canadiense, ha llamado una vez más al libro alarmista. ¿Por qué no puedes argumentar con más tranquilidad? Tienes algo importante que decir. ¿Por qué no decirlo de forma que resulte atractivo a los intelectuales que están con sus manos en el poder?
 
Mark: Porque creo que está pasando tan rápido que si queremos hacer algo debemos hacerlo rápido o el mundo occidental va a irse a pique. Lo que realmente encuentro fascinante tras la publicación del libro es que la mente progresista niegue que haya algo que discutir. Ya sabes, algunos se enfrentan a mi diciendo: “Oh, la idea de que Europa será musulmana en el año 2030 es absurda, tal vez en el 2070 ó 2100”. En este caso no estamos discutiendo sobre el destino, sino sobre la duración del viaje. Pero más y más gente dice, “Bueno, ¿y qué hay de malo si Occidente se vuelve musulmán?”. Y creo que esto es resultado de la autocastración de la mentalidad multicultural. ¿Recuerdas al alcalde Nagin en Nueva Orleans, cuando... mucha gente le dio la espalda, se fueron y estuvo tan preocupado por haber dicho “Nueva Orleans siempre ha sido una ciudad de chocolate”? Porque quien allí vivía determinaba qué tipo de ciudad era. ¿Por qué no puede decirse lo mismo de los italianos en Milán? ¿Por qué no puede decirse lo mismo de los suecos en Malmö? ¿Por qué no puede decirse lo mismo de los holandeses en Rotterdam? Eso es lo que me fascina de los de izquierdas cuando dicen que “bueno, ¿y cuál es el problema si todo el mundo se vuelve musulmán? ¿Qué hay de malo en ello?”.
 
Peter: Cierto.
 
Mark: Y creo que la respuesta a eso es: “Bien, mira, ¿en qué ciudad musulmana te gustaría vivir?”.
 
Peter: Exacto.
 
Mark: Me gusta el mundo musulmán, he pasado mucho tiempo en el mundo musulmán. Me encanta Amán, el Cairo, me encanta visitarlos, ¿pero querría formar una familia en el Cairo? ¿Querría hacer negocios en el Cairo? ¿Querría ejercer mi derecho a la libertad de expresión, incluso en Jordania, que es supuestamente un estado musulmán moderno? No. Me alegra poder visitarlos, pero me gustan las sociedades libres y pluralistas occidentales.
 
Peter: Volvamos ahora sobre uno de tus críticos que juega limpio, en cuanto que ciertamente no quiere que toda Europa se vuelva musulmana radical y que comprende que hay algo en juego: Christopher Hitchens. “Steyn comete el mismo error que la última periodista italiana, Oriana Fallaci, considerando a la población musulmana europea como una unidad. Poco une a Somalia con un turco, un iraní o un algeriano y existen considerables roces entre los grupos de musulmanes inmigrantes”, argumento primero. Argumento segundo: “Además, muchos musulmanes han venido a Europa por los propósitos enunciados: buscar asilo y tener una vida mejor”. Tranquiliza a ese 40% de Antwerp, que no se llevan demasiado bien entre ellos y que en primer lugar están ahí porque es Antwerp. Son menos musulmanes y más seculares.
 
Mark: Bueno, creo que la mejor forma de entender esto… con respecto a Christopher Hitchens, creo que era cierto un par de generaciones atrás. Pienso que, por ejemplo, si pones a un inmigrante paquistaní en Escocia, por ejemplo, es un ejemplo real que conocí, en 1950. Este inmigrante paquistaní tendrá una educación similar, en líneas generales, a la del escocés. En otras palabras, viene de una tierra en la que vivir. Viene a una metrópolis imperial desde la francesa. Por lo que ya viene, en realidad, medio asimilado. Ahora pon a un inmigrante paquistaní que llega en el año 2010 y que habrá sido educado en una madrasa. Conocerá el Islam, pero poco más. Es mucho más extranjero en este sentido para Escocia de lo que lo habría sido 50 ó 60 años atrás. También creo que hay una diferencia y aquí es donde los números entran en juego. No es posible vivir como musulmán en una ciudad de Escocia en 1950. Pero es lo que ahora vemos en Malmö, Suecia, donde los judíos huyen de la sociedad más progresista de Europa. En la Escandinavia social–demócrata los judíos han llegado a la conclusión de que no hay futuro para ellos en Malmö, y están largándose de ahí. ¿Por qué? Porque es una ciudad musulmana. Y en este sentido hay tantos musulmanes en Malmö que Suecia se ha asimilado al Islam, en lugar de suceder lo contrario. Así que en lo que a Christopher Hitchens respecta, menosprecia enormemente o sobrestima la occidentalización. Y Christopher debería saber esto. Hay una serie de fascinantes fotografías que fueron publicadas en internet hace un par de meses, mostrando una clase de graduadas de la Universidad del Cairo en 1958, 1979 y, creo, 2004. En 1958 están todas con la cabeza destapada. Parecen… parecen mujeres jóvenes increíblemente no demasiado diferentes de las mujeres jóvenes que entonces podíamos ver en la Europa Occidental o en cualquier otro sitio. En 1979, la mitad de ellas se cubren; en 2004, todas se cubren. Es la arrogancia de la izquierda asumir que el empuje de la sociedad se dirige siempre hacia la occidentalización. En el mundo musulmán no es así. Ha retrocedido y creo que puede verse claramente que retrocede en el norte de Inglaterra y en otras partes de Europa fuertemente musulmanas.
 
Peter: Segmento quinto: tu título, “America Alone”, resuelves que el desprecio europeo por los Estados Unidos citando al periodista británico Brian Reed, que escribe que los americanos son “sureños que se autojustifican, juegan con armas, aman lo militar, la hermana María, odian el aborto, sienten aversión por los homosexuales, desprecian a los extranjeros y a los que no tienen pasaporte”. A lo que Mark Steyn responde:
 
Mark: Creo que te has dejado la parte más colorista.
 
Peter: Hay una parte que es...
 
Mark: Hay una parte que es un vívida mezcla de... sí, crees que Dios les dio la mayor parte de la virilidad del mundo, siendo muy discreto, tal que pueden orinar en el resto del planeta, algo así.
 
Peter: A lo que Mark Steyn responde: “Si tuviese que formularse una anatomía como la de Brian Reeds, en términos menos reprochables, de nuestros iguales americanos”, te estoy citando ahora, “sureños culturalmente seguros de sí mismos, independientes, patrióticos, creadores, religiosos, democráticos, constitucionales, que creen antes en la soberanía nacional que en el multilateralismo inútil de los “hoosiers” [término despectivo para los sureños]”. Fin de la cita. ¿Qué hace diferente a los Estados Unidos?
 
Mark: Creo que los Estados Unidos siguen siendo diferentes. Creo que es evidente que existe un gran bloque de población aquí que se siente atraída por la idea de ser como Europa. Europa sólo ha podido ser como Europa en los últimos 60 años porque Estados Unidos ha servido como garantía en el último momento. Efectivamente, Alemania no necesita un ejército porque la Armada de los Estados Unidos reside en Alemania y así Alemania es libre de gastar su presupuesto de defensa en seguridad social y muchas otras cosas. En efecto, los ciudadanos que pagan impuestos en Estados Unidos pagan por la seguridad social de Alemania.
 
Peter: En el 2010, en este año, todavía tenemos 50.000 tropas que... 60 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial, todavía tenemos 50.000 tropas en Alemania.
 
Mark: Cierto, lo cual es ridículo, y cada vez que alguien habla de ello, como el secretario Rumsfeld hace, el argumento... el argumento que ahora se usa, ya propuesto entonces, es que el cierre de estas bases sería devastador para los supermercados y restaurantes alemanes que las rodean. Así que esto es por lo que los ciudadanos de los Estados Unidos pagan sus impuestos, para mantener este ejército en Alemania porque, de lo contrario, estos supermercados y restaurantes cerrarían. Así que si América sigue el camino de Europa, ¿quién será el dulce papaíto para América que sirva como América de dulce papaíto a Europa? No hay ninguno. Pero lo que me refuerza en esto es que América no es todavía europea. Me sentí muy abatido por los resultados de, como podrás imaginar, los resultados de las elecciones del 2008. Pero lo que me pareció más interesante fue la naturaleza de la rebelión contra ello. Había una crisis financiera, que ocurrió en muchos países, y en muchos países, desde Islandia hasta Bulgaria, teníamos masivas manifestaciones de personas que golpeaban las puertas del parlamento diciendo: “¿Por qué vosotros, el gobierno, no hizo más por nosotros?”. Éste es el único país en el mundo occidental en donde una protesta masiva surgió diciendo: “¿Por qué no hacéis menos por nosotros? ¿Por qué no os largáis de nuestros bolsillos? ¿Por qué no dejáis en paz nuestras vidas, gran gobierno, y estaremos bien?”. No me queda claro si esto representa el 50’001% de la gente americana, pero sí representa un importante conjunto de ellos que diferencia a los Estados Unidos del resto de naciones occidentales.
 
Peter: Escribes, Mark, que “Hay tres posibles resoluciones para el presente conflicto”, de nuevo cito “America Alone”: “Una, someterse al Islam, pero esto significaría el fin de la civilización occidental. Dos, destruir el Islam, pero ‘La masacre cambiaría América hasta hacerla irreconocible’. Tres, reformar el Islam, pero ‘En último lugar sólo los musulmanes pueden reformar el Islam. Lo único que el mundo libre puede hacer es crear las condiciones para incrementar las posibilidades de una reforma musulmana”. Fin de la cita. ¿Qué condiciones son éstas?
 
Mark: Creo que históricamente el Islam sólo ha sido moderado englobando a toda la sociedad. Es decir, hasta cierto punto el Raj británico moderó el Islam en la India, tuvo problemas con violencia por parte de los Wahhabis en el s. XIX, el asesinato del virrey y al jefe de justicia en la India imperial. Pero en líneas generales, ya sabes, el Raj británico tuvo un impacto moderador, la dictadura de Indonesia tuvo un impacto moderador sobre el Islam radical, la Unión Soviética lo tuvo. Los lugares de Asia central eran bastante agradables cuando la Unión Soviética se rompió. Tenían ese alcohol tan desagradable que bebían allí. Son los musulmanes más relajados del mundo bebiendo este licor... vapores y tal. Lo que ocurrió fue que los iranís y saudís gastaron entonces toneladas de dinero en radicalizar a estas personas. Esto nos enseña una lección. La lección aquí es que si no juegas, si no ofendes ideológicamente, te van a captar. Esta idea de que de alguna forma nuestras diferencias con el Islam no nos dejan, siguiendo con el argumento de Christopher Hitchens, identificar las diferentes pequeñas y medianas tendencias del Islam a lo largo del planeta, que favorecer, o simplemente dejar, que la Casa de Saud o los mulá iranís se anexionen todo lo que gusten tiene todos los ingredientes para el desastre. Ninguno de estos, ninguno de estos presidentes resulta atractivo a los americanos, porque los americanos no creen que la dictadura indonesia o la Unión Soviética o el Raj británico, serán realmente atractivos. Por lo que no forman parte del juego ideológico.
 
Peter: Así pues, ¿cuál es el programa para los Estados Unidos? Bueno, si pudiésemos simplemente poner a Barack Obama a un lado y hacerte a ti presidente o... como experimento, como un experimento mental, hagamos de ti un dictador. ¿Qué haría Estados Unidos?
 
Mark: Bueno, para empezar acabaría con la subversión ideológica de los Estados Unidos y del mundo occidental, no creo que...
 
Peter: Les dirías a los saudís que dejas de apoyar, que dejas de exportar ahora a los Wahhabistas.
 
Mark: Sí, sí, porque básicamente los saudís exportan su ideología, no su petróleo. El petróleo simplemente fundamenta que se exporte su ideología. Y detendría eso y haría todo lo posible por detener eso. Creo que la tragedia es que los saudís están llegando a un punto en el que habrán acaparado todo lo que necesitan para acaparar el mundo occidental. En segundo lugar, creo que a no ser que seas, a no ser que realmente tengas una fuerte consciencia cultural no debes aceptar la inmigración masiva de musulmanes. Mi idea es que, y lo digo con pesar, porque me gustaría creer que todas las sociedades...
 
Peter: Podremos soportarlo...
 
Mark: ...pueden traer gente y crear americanos, crear canadienses, crear ingleses, crear holandeses. Pero si observas Inglaterra, es decir, los ingleses cuyas familias llevan viviendo ahí desde 1066 ya no son ingleses en modo alguno, significativamente hablando. Así que la idea de que puedes sacar a un niño de una barca que llega de Mirpur y convertirlo en un sujeto británico funcional en cualquiera de sus formas, creo que es muy dudosa. Y por ello creo que, creo que en algún momento tenemos que coger el manto de la inmigración masiva, que es siempre un signo de debilidad social. Sin importar lo que uno sienta en teoría, la dependencia en la inmigración masiva es señal de un defecto estructural en la sociedad.
 
Peter: Pregunta final, Mark. Permíteme que me tome un momento o dos para clarificarlas, pero creo que es pertinente resaltarlo. Dos evaluaciones para el futuro: Malcolm Muggeridge, el gran periodista británico que en sus últimos años solía decir a los jóvenes cuando daba conferencias en este país, y ciertamente a mí me lo dijo, que pronto nos encontraremos en la posición de San Agustín, Obispo de Hipona, África del Norte, quien escribió la “Ciudad de Dios” mientras el saqueo de Roma llegaba a sus oídos. Esta flor de la civilización clásica, San Agustín, que en vida vio como toda ella desaparecía. Ésa es la primera evaluación. La segunda evaluación: al actual papa, Benedicto XVI, escribes en tu “America Alone”, “El futuro implícito en el nombre del entonces cardenal Ratzinger para su papado, Benedicto XVI”. San Benedicto, nacido en Umbría en el 480, a sólo 50 años de la muerte de San Agustín, y San Benedicto aseguró, te cito, que “elementos críticos de la civilización [...] fueron preservados y resurgirían como bases para Europa y para la civilización occidental. El papa Benedicto XVI en una ocasión citó el modelo benedictino: ‘Podado, crece de nuevo’”. Así que tienes a Malcolm Muggeridge, “Lo siento tíos, es el fin”. Y tienes a Benedicto XVI que parece sugerir que tras un período de lucha, resurrección.
 
Mark: Creo que era mucho más fácil en los días del Benedicto original. Me preocupa que estemos entregando, que estemos entregando tecnología occidental, que se mete en cada rincón y ranura de nuestras vidas. Y estamos creando instituciones transnacionales que serán dirigidos por fuentes profundamente no liberales. Si observas el bloque de votantes mayoritario de las Naciones Unidas, es la Organización de la Conferencia Islámica. Es un nombre interesante. Qué pasaría si, que diría la izquierda si hubiese un grupo de naciones llamado la Organización de la Conferencia Cristiana.
 
Peter: Cierto.
 
Mark: Estaría saltando como locos por eso. Pero no lo hacen con la Organización de la Conferencia Islámica. 58 naciones que deciden especialmente en cosas como el Concilio de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En otras palabras, pues, estas instituciones internacionales fueron creadas principalmente por los Estados Unidos a finales de los años 40, porque los Estados Unidos no querían ser una superpotencia imperial, por lo que crearon estas instituciones transnacionales que tenemos ahora, que están cayendo con arrepentimiento en las manos de los enemigos de las sociedades libres. Y creo que, creo que esto propone al segundo Benedicto un trabajo mucho más duro que el que tuviera el primer Benedicto. No quiero subscribir la derrota de Malcolm Muggeridge, soy un alegre guerrero, pero recuperar todo esto va a ser un trabajo difícil y creo que en algún momento encontraremos pequeñas ciudadelas, pequeñas ciudadelas de luz en lo que será por otra parte un muy oscuro planeta. En otras palabras, creo que podado, crecerá tal vez de nuevo, pero la poda va a ser más grave de lo que ya sabíamos.
 
Peter: Mark Steyn, autor de “America Alone”, muchas gracias.
 
Soy Peter Robinson, para Uncommon Knowledge en la Hoover Institution. Gracias por estar con nosotros.

- Traducción de César Guarde