Thursday, 04. June 2020

Visitantes

1937626

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

Greta meat_eating

Greta meat_eating

Alemania, modelo de estupidez: la carne y el ecologismo

 Greta meat_eating

 

La destrucción del hombre blanco y de su cultura es una tarea que se está realizando desde todos los flancos posibles: desde la educación hasta la moral, pasando por cuestiones tan aparentemente inocentes como el hecho de cómo uno ha de vestirse y qué ha de comer. Aprovechando la amenaza de un supuesto cambio climático que puede acabar con el planeta debido a la malévola acción del hombre (blanco), se está promoviendo cada vez con más ímpetu la necesidad de no consumir carne con la excusa de que “el sector ganadero contribuye significativamente al total de emisiones humanas de gases de efecto invernadero”. Y, aunque Pete Smith, uno de los autores de un informe alarmista contra el consumo de carne del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, organización de Naciones Unidas) afirme que “no le estamos diciendo a la gente que deje de comer carne […] pero es obvio que en Occidente estamos comiendo demasiada carne”, este mensaje catastrofista no está dirigido a todo el planeta, sino que tiene un claro público final: el hombre occidental blanco.

Uno de los representantes más fanatizados de esta posición es el pueblo alemán, síntesis de todas las tendencias que ayuden a acabar con la cultura occidental. Así, hace poco, la prensa germana publicaba la siguiente noticia:

 

La ciudad hanseática de Rostock renunciará a la carne en sus recibimientos y en sus citas públicas siguiendo la voluntad del alcalde Claus Ruhe Madsen (independiente). Ello es una consecuencia del estado de emergencia climática declarada por la ciudadanía en otoño, dijo un portavoz. Madsen considera esta acción como una pequeña contribución a la protección del clima que no daña a nadie. Es una muestra de sostenibilidad ecológica.