Sunday, 28 February 2021

Visitantes

2159825

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

banner

 

verdaguer

Jacint Verdaguer i Santaló

(Folgueroles, Osona, 1845 – Vallvidrera, Barcelona, 1902)

 verdmss31

Poeta y sacerdote nacido en Barcelona en 1845. Fue uno de los grandes poetas de la literatura catalana, considerado el "príncipe" de las letras en este idioma. A la sombra de los clásicos greco-latinos e influenciado por sus lecturas infantiles del romanticismo francés, escribe muy tempranamente Els minyons d'En Veciana y A la mort d'En Rafel de Casanova, por los que recibirá sendos galardones en los Juegos Florales de 1865.

En 1870 es ordenado sacerdote, siendo destinado a Vinyoles d'Oris. Allí trabaja en una de sus más importantes obres, L'Atlàntida, premiada en los Juegos Florales en 1977. Verdaguer continúa publicando desde Barcelona en La Veu de Montserrat, combinando su actividad con poesía de tintes religiosos, que Verdaguer concibe como vehículo de defensa de la fe católica. En 1886 publica su segundo gran poema épico, Canigó.

Poco antes de fallecer publica el que será su último libro, Aires del Montseny, en donde, tal vez bajo la influencia de Torres i Bages, aparece su primera y única mención a la "raza catalana".

Jacint Verdaguer murió de tuberculosis en Vallvidrera en 1902.

 

..

 

 

Textos raciales

 

herm01 2

 

 1. Jacint Verdaguer, “La veu del Montseny”, Aires del Montseny, 1901, p. 67.
.

Descargar en JPG

Descargar imagen del manuscrito en JPG

 


Traducción  

 -No mengua, no- respóndele el viejo Montseny-.

tan sólo mengua, ¡ay!, su fe y su fuerza hercúlea:

la gente que vaga por aquellas cimas

ahora se engozna en la ciudad ya llena,

y en los estanques las aguas se corrompen

y en la aljaba las flechas se oxidan.-

Puigmal dice con voz áspera: -Si no mengua,

entonces, ¿qué se ha hecho del reino de don Jaime?

entonces, ¿qué se ha hecho del Rosellón granívoro?

¿y de la Cerdeña en dos partida?

¡Más dichosamente la túnica inconsútil

de Jesucristo fue a la suerte jugada!

¿Qué se ha hecho de la voladuría de sus glorias,

y qué se hará de sus leyes y su lenguaje?

¿Robles que tienen ya en el viejo tronco

la torpe hacha del centralismo?

¡Oh, Dios! ¡La raza catalana está muerta!

 

 

 

ARCHIVOLOGOs