Sunday, 30. April 2017

Visitantes

1066550

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

 

Durmiendo con Xi Jinping

 -xi jinping-oil_rig-vietnam-anti_chinese_riot-anti_chinese_protest-knin759_low

Mientras que a algunos parece habérseles pasado el delirio post-nupcial y han descubierto repentinamente que la República Popular China sigue siendo comunista, el nacionalismo fundamentado en la figura del nuevo Gran Timonel Xi Jinping continúa en auge, a la par que se consolidan la censura en los medios y el terrorismo informático.

Como informaba recientemente el Wall Street Journal, los servicios de “nube” (“cloud”) de Verizon Communications, Inc. fueron bloqueados en noviembre del año pasado debido al uso que ciertos internautas chinos le daban: saltarse el Gran Firewall. Otros proveedores se han arrodillado ante el gobierno comunista y han dejado de ofrecer este tipo de servicios para evitar ser bloqueados en China. A su vez, Weibo, un híbrido chino entre Twitter y Facebook, ha vuelto a recibir presiones gubernamentales para controlar lo que los internautas dicen y piensan en las redes, mientras que Bi Fujian, un famoso presentador chino, ha sido “penalizado” por insultar en privado a Mao en un vídeo que ha aparecido muy convenientemente en medio de la campaña de Xi Jinping por recuperar el culto a la personalidad del antiguo presidente. El mensaje es claro: ni siquiera en privado se puede criticar el régimen. ¿Cuánto tardaremos en ver a un Pavlik Morózov chino?

El encumbramiento de Xi Jinping a través de los medios muestra hasta qué punto es cierta aquella afirmación atribuida a Thomas Jefferson –en realidad es de un desconocido Thomas Charlton– de que “el precio de la libertad es la eterna vigilancia”. El nuevo Gran Timonel no sólo ha dictado ya cómo deben construirse los edificios o qué tipo de arte debe hacerse, sino que ahora, incluso, sus dóciles corderitos pueden tenderse tranquilos en sus duros colchones de madera sabiendo que el nuevo Gran Timonel vela por ellos. Como me comentaba con una sonrisa complaciente una estudiante hace unos días:

“Xi Jinping dice que los jóvenes no deben acostarse muy tarde”.

En esto, como en todo, la República Popular China es cualquier cosa menos china. Dijo Confucio: 


“Levántate temprano y acuéstate tarde, no deshonres a los que te han traído al mundo” (Xiaojing 5).