Wednesday, 18. October 2017

Visitantes

1220416

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

 

Los terroristas de Pavlov

 

 NORTH-KOREA

Rusia, China y los países musulmanes hace tiempo que saben que los Estados Unidos de América no son más que un gigantesco cadáver inerte hundiéndose lentamente entre el Océano Atlántico y el Pacífico. Gracias a Sony, ahora Corea del Norte también lo sabe.

“La Entrevista” (“The Interview”) habría sido poco más que una comedia de Navidad fácilmente olvidable, protagonizada por dos actores desconocidos para la gran mayoría de nosotros, de no ser por el supremo gran líder que todo lo ve y todo lo controla, Kim Jong-un y sus piratas informáticos. Así, el 24 de noviembre de 2014 la compañía detrás de esta película, Sony Pictures Entertainment, caía presa de los expertos informáticos de un país en donde la mayor parte de la población ni siquiera puede –ni quiere– acceder a Internet. A ello siguieron las amenazas de un nuevo 11-S sobre todos los cines que se atreviesen a proyectar la película, que se iba a estrenar esta Navidad, en la que dos periodistas americanos viajaban a Corea del Norte para asesinar a su presidente.

El anuncio de Sony de suspender el lanzamiento de “La Entrevista” sorprendió incluso a Obama, quien arremetió brevemente contra la empresa en un discurso pronunciado el 19 de diciembre:

 

“No podemos tener una sociedad en la que un dictador de cualquier parte pueda empezar a imponer la censura aquí, en los Estados Unidos”.

 

            Nadie se ha planteado exactamente cómo espera Corea del Norte secuestrar miles de aviones y lanzarlos sobre sus respectivos cines, pero esto no parece preocuparle a nadie. Kim Jong-un se siente ofendido. Y Sony se suma así a las numerosas empresas cinematográficas que, principalmente por motivos económicos, han censurado sus películas para recibir la aprobación de regímenes totalitarios, como sucedió, por ejemplo, con MGM y su “Red Dawn” o Paramount Pictures y “World War Z”.Como bien ha señalado Mark Steyn:

 

“La idea de que Sony tenga menos huevos que un vulnerable dibujante danés que tiene a unos gamberros islámicos yendo a la escuela de su hija para esperarla después de clase, la idea de que Sony Corporation tenga menos huevos que un dibujante danés setentón amenazado por estos gamberros es muy deprimente”.

 

            Hoy Sony se ha retractado y ha anunciado que “La Entrevista” se proyectará, como estaba planificado, el 25 de diciembre. Pero el mensaje de cobardía ya ha sido enviado a los enemigos de la civilización.

La tendencia generalizada a la censura de todo aquello que no se adecúe a las exigencias del mercado terrorista y dictatorial parece ser moneda habitual, como demuestra la censura de Nietzsche en el University College London –por ser un autor antimarxista– o la más reciente amenaza de clausura de Americans for Prosperity en California –por enseñar a Hayek–. Hoy sabemos, gracias a Ivan Pavlov, que lo que se recompensa se repite y recompensar a alguien por utilizar amenazas violentas sólo nos traerá más violencia.

El 3 de agosto de 1914 el Ministro de Asuntos Exteriores británico, Edward Grey, comentaba: “Las luces se apagan por toda Europa, no las volveremos a ver iluminar en esta vida”. Esta Navidad las luces estuvieron a punto de apagarse una vez más, tanto en Europa como en Estados Unidos, y es posible que si esto sucede no vuelvan a encenderse durante mucho tiempo.