Thursday, 19. October 2017

Visitantes

1221807

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

 

¿La ZDF[1]? Tuerta

Henryk M. Broder

 

Artículo publicado en el diario Die Welt el día 10 de diciembre de 2014.

mohammed bomb

Aquí, en el suburbio parisino de Créteil, el día 1 de diciembre una joven pareja judía fue asaltada en su vivienda por tres hombres, siendo la mujer violada. Habían sido elegidos deliberadamente porque eran judíos. La ZDF se limita a informar sobre tales crímenes y el creciente antisemitismo en Francia sin mencionar ni una sola vez el islam.

Las víctimas tienen nombre y una religión, pero a los autores nunca se les llama por su nombre: en los últimos crímenes antisemitas en Francia, la ZDF silencia el posible trasfondo islamista.

El lunes pasado, en Créteil, París, una joven pareja judía fue asaltada, atada y maltratada en su vivienda por tres encapuchados, siendo la joven violada al menos por uno de los autores. Pretendían sobre todo conseguir dinero, puesto que suponían que, en primer lugar, los judíos lo tendrían y, en segundo, que lo guardarían en casa en lugar de llevarlo al banco. El asalto fue horrible, pero no pasó mucho tiempo hasta que los tres presuntos autores fueron detenidos. Éstos eran ya conocidos por la policía por narcotráfico y por haber participado en otro asalto antisemita.

Tres días más tarde, el 4 de diciembre, hubo en el Heute Journal[2] un reportaje relativamente largo de tres minutos y cuarenta segundos sobre lo acontecido en Créteil con el trasfondo de un antisemitismo creciente en Francia. Iba precedida por una noticia sobre los sucesos racistas en los EE.UU. por lo que la moderadora, Marietta Slomka, introdujo el reportaje sobre Créteil diciendo que Francia también se está llevando a cabo “hoy un debate sobre el racismo”, pero, a diferencia de los EE.UU., las víctimas “no eran negros, sino judíos” y los autores “no eran policías, sino criminales”. Lo acontecido era “un síntoma de un desarrollo horripilante de toda la sociedad en su conjunto”. Así se explicaba tanto la diferencia con los EE.UU. como la cuestión de la culpabilidad: la pareja había sido asaltada por un desarrollo, la mujer violada por un síntoma.

En el reportaje de la corresponsal de la ZDF en París, habló después el joven, es decir, se le escuchaba en “off”, pero se le veían la parte trasera de su cabeza y las manos. “Está todavía conmocionado” y no quería “que de ninguna manera se le reconociera”, explicaba la corresponsal el extraño comportamiento. Como si tres días fueran más que suficientes para procesar una vivencia semejante.

Antes, la convivencia de religiones en Créteil había funcionado “siempre sin problemas”, pero en los últimos años “han aparecido con más frecuencia manifestaciones y ataques antisemitas”. Tras un ataque a una escuela judía en Toulouse en 2012, había aumentado “considerablemente el número de delitos antisemitas”, este verano “había sido quemada la bandera israelí en la Place de la Republique” y en los suburbios “había disturbios” y “numerosos comercios judíos habían sido destruidos de manera completamente deliberada”.

El “ataque de Créteil” había “encendido de nuevo” el debate sobre el antisemitismo en Francia.

¿Autoinflamación de banderas israelíes?

Un debate en el que sólo las víctimas, pero no los autores, tienen un nombre. ¿Se han quemado por sí mismas las banderas israelíes, se destruyen deliberadamente negocios judíos por boyscouts cristianos? ¿Se puede informar sobre el antisemitismo en Francia sin hablar del islam y del islamismo en el país?

La ZDF puede. “Las oficinas de investigación francesas no han dado hasta el momento ninguna información sobre el origen y la identidad de los criminales que serían responsables del asalto a una pareja judía en Créteil”, dice la directora de la redacción del Heute Journal Anne Reidt en un correo electrónico del 8 de diciembre. Y: “Conexiones con nacionalidades o pertenencias religiosas no entran tampoco en consideración desde el punto de vista periodístico, aun cuando aparezcan como plausibles”.

Pero algo parece plausible en esta situación: la ZDF es tuerta. Y está orgullosa de ello.



[1] Es un canal público de televisión alemán. Nota del traductor.

[2] Es un programa informativo del canal ZDF. Nota del traductor.