Monday, 20. November 2017

Visitantes

1245679

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir


Intolerancia en Oxford

(Editorial del WSJ publicado en su versión impresa europea el viernes-domingo 28-30 de noviembre de 2014, pág. 12)

censorship

Para el martes estaba anunciado un debate sobre el aborto organizado por “Oxford Students for Life” [Estudiantes de Oxford pro vida] en la Universidad de Christ Church college, en el que se incluía al historiador Tim Stanley en el lado a favor de la vida y a Brendan O’Neill, un blogero y colaborador ocasional en estas páginas, defendiendo la postura a favor de la elección. Usted podría pensar que exponer a los estudiantes visiones opuestas presentadas por prominentes pensadores forma parte de una de las funciones principales de la Universidad.

Los estudiantes activistas de izquierdas piensan de forma distinta. Un grupo animó a sus seguidores a llevar consigo “instrumentos perturbadores para ayudar a manifestar contra los que están en contra de la elección lo que pensamos de su ‘debate’”. La campaña de las mujeres del sindicato de estudiantes de Oxford o WomCam pidió que se cancelara el evento, puesto que “es absurdo que tengamos que escuchar un debate entre dos cisgéneros sobre lo que las personas con útero tienen que hacer con su cuerpo”. (“Cisgénero” es, por lo que parece, lo que se supone que deberíamos llamar a los hombres y a las mujeres que se identifican con su sexo físico).

Para su descrédito, el sindicato de estudiantes de la Christ Church canceló el evento. Esto es parte de una muestra mucho más amplia de la intolerancia reinante en la educación superior británica. En junio, el sindicato de estudiantes de la University College London prohibió un Club Nietzsche por promover lo que denominaba una cosmovisión “racista, sexista, homofóbica, anti-marxista y contra los trabajadores”. Unos miembros del sindicato de estudiantes han prohibido o propuesto que se prohíba el diario Sun, cuyo propietario es el mismo que el de este periódico, por su contenido de la página tres, donde a veces presenta mujeres ligeras de ropa.

Un informe publicado esta semana por el Institute for Public Policy Research y totaljobs.com alertaba de que había demasiados estudiantes británicos saliendo de las escuelas sin los conocimientos necesarios. Si se calibra por el número de empleados, los aprendices vocacionales están ahora mucho mejor que los que se gradúan actualmente en la Universidad. He aquí una reflexión: ser capaz de definir “cisgénero” no cuenta como conocimiento útil y las escuelas que permiten que los estudiantes supriman debates libres los están privando de los conocimientos intelectuales que solían ser la finalidad de una educación humanista.