Monday, 20. February 2017

Visitantes

1015675

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

dostojewskijs-entwicklung-als-schriftsteller-0722255921

Horst-Jürgen Gerigk, Dostojewskijs Entwicklung als Schriftsteller. Vom „Toten Haus“ zu den „Brüdern Karamasow“, Fischer Verlag, Frankfurt am Main, 2013.

 

 

En el mundo de los estudios de filología eslava, Horst-Jürgen Gerigk goza de un amplio reconocimiento internacional, sobre todo, gracias a sus investigaciones relativas a la literatura rusa del siglo XIX y, en concreto, a la figura de Fiódor Mijáilovich Dostoievski.

El interés de Horst-Jürgen Gerigk por Dostoievski (a quien dedicó en 1964 su tesis doctoral con un estudio sobre El adolescente bajo las órdenes del gran eslavista Dimitri Chisevski) no es, como suele ser habitual en muchos especialistas, exclusivamente teórico, sino que éste tiene claras manifestaciones prácticas, como muestra el hecho de que, en compañía de otros colegas eslavistas, fue él quien contribuyó en 1971 a la creación de la International Dostoevsky Society (IDS) en Bad-Ems. Su apoyo al estudio y a la difusión de la obra del gran escritor ruso, sin embargo, no se limitó a su participación activa en la creación de la IDS, sino que, al iniciarse en 1993 la nueva serie de la revista oficial de la IDS (Dostoevsky Studies. New Series. Journal of the International Dostoevsky Society), fue él quien se encargó de su edición, tarea que continúa ejerciendo incansablemente hasta el día de hoy.

La obra que presentamos a continuación al lector español da testimonio de toda una vida dedicada al estudio de F. M. Dostoievski: Dostojewskijs Entwicklung als Schriftsteller. Vom “Toten Haus” zu den “Brüdern Karamasow” (El desarrollo de Dostoievski como escritor. De La casa muerta a Los hermanos Karamázov).

A pesar de que por el título podría pensarse que aquí nos encontramos ante una investigación de carácter estrictamente científico y destinada a especialistas, la intención del profesor Gerigk es la de ofrecer una introducción general a la obra de Dostoievski a partir de sus propios textos (pág. 9) que facilite las claves de interpretación necesarias para su comprensión a un público no especializado, sin que por ello se vean sacrificadas en absoluto ni la cientificidad ni la erudición.

El estudio de Horst-Jürgen Gerigk se divide en cinco capítulos, estando el primero («Entre criminales en Siberia», págs. 13-38) dedicado a analizar la génesis y el sentido de Apuntes de la casa muerta. En este contexto, Gerigk llama la atención sobre cómo a partir de esta obra se encuentra en Dostoievski la relación entre lo que él denomina «criminología», es decir, la representación del crimen y del criminal y el cristianismo. Asimismo, se resalta la gran importancia que la fe tuvo en el «Dostoievski hombre», la cual se revelará con toda su fuerza en el «Dostoievski escritor», esto es, en sus obras: «La fe de Dostoievski, así como la fijación temática de sus cinco grandes novelas en el crimen son el resultado de su tren de vida» (pág. 38).

 El segundo capítulo («La situación espiritual de la época»; págs. 39-58) se centra en Apuntes del subsuelo, en su estancia en Europa y en su producción publicista (Diario de un escritor). Por lo que se refiere a Apuntes del subsuelo, obra publicada en el año 1864, Gerigk afirma que con ella Dostoievski creó «su narración más significativa en relación con el aspecto ideológico y artístico» (pág. 41), destacando cómo aquí el escritor ruso delineó el tipo de hombre característico de su tiempo que vive en un completo vacío espiritual y ético (pág. 45). Establecido el trasfondo vital e ideológico que esta novela breve tiene en Dostoievski, Gerigk describe muy escuetamente los viajes del escritor ruso por Europa y presenta el contenido profundamente político que se puede rastrear en Diario de un escritor (págs. 47-52 y 55-58).

La tercera parte («Las cinco grandes novelas», págs. 59-269) constituye el núcleo principal de esta obra, puesto que aquí se analizan de manera sistemática las novelas más conocidas de Dostoievski.

Para poder comprender ante qué se encuentra el lector que se enfrenta a estas obras por vez primera, el profesor Gerigk comienza señalando cuál era su objetivo principal y a quién estaban dedicadas: «Las cinco novelas están de tal manera concebidas, que tienen como tema central los efectos de la realidad rusa en la generación adolescente que está despertando con demasiada conciencia social» (pág. 46). Ello se observa en el hecho de que, por ejemplo, «ninguno de los protagonistas principales tiene más de 30 años» (ibid.), lo cual constituye una aguda y certera constatación, si nos fijamos en Raskólnikov, en el príncipe Myshkin, en Stavrogin, en Arcadi o en Aliosha. En este contexto, se señala que lo que Dostoievski deseaba era «escribir de nuevo la historia de la sociedad rusa entre los años 1865 y 1875» (pág. 179).

La estructura del comentario del profesor Gerigk a las cinco grandes novelas de Dostoievski empieza siempre con un breve apartado que denomina «Acceso» (Einstieg) y en el que se ofrece el título completo de la obra, así como la fecha y el lugar de su publicación. De hecho, esta cronología supone toda una novedad no sólo para el lector no especializado, sino también para el estudioso, ya que en varios momentos, se corrige y se completa la cronología ofrecida por la edición crítica de las Obras Completas a cargo de la Academia Rusa.

Si nos centramos en Crimen y castigo (págs. 61-101), observamos cómo abundan los análisis de literatura comparada en detrimento de los ideológicos o filosóficos. No obstante, éstos también están de alguna manera presentes en los apartados dedicados a Napoleón (págs. 74-75), así como en los que se hace referencia a la «intención de Dostoievski» (págs. 82-84) o a las «singularidades» que se pueden rastrear en esta novela que tanta polémica provocó cuando salió a la luz (págs. 89-101).

A la hora de analizar El idiota, Horst-Jürgen Gerigk destaca ante todo el contraste racial que se aprecia en los personajes principales (Myshkin tiene los ojos claros y es rubio, mientras que su contra-protagonista, Rogozhin, es descrito como una persona con los ojos y el pelo oscuros; cfr. págs. 102 y 106), para centrarse a continuación en el papel que desde entonces jugará la epilepsia en la obra de Dostoievski (págs. 107 y ss. y 120; aquí conviene recordar que el eslavista alemán tiene ya varios estudios dedicados a esta problemática en su haber). Un apartado especial lo dedica Gerigk a la cuestión del «misterio de Myshkin», es decir, en descifrar quién era y qué representa en la novela a través de toda una serie de análisis textuales (págs. 113-120), así como también con ayuda de la filosofía de Martin Heidegger (págs. 125-126) y de la poetología (págs. 129-135).

La novela-panfleto Los demonios es analizada por el profesor Gerigk desde un punto de vista básicamente político (págs. 161-165 y 171), pues conviene recordar que quizás sea ésta la obra en la que Dostoievski se exprese de forma más directa sobre la situación social de su tiempo. De esta manera, Gerigk ofrece el contexto histórico en el que se gestó, destacando la cuestión del asesinato de Shatov (págs. 146-153) y centrándose en el capítulo «En casa de Tijón» (págs. 153-155 y 171-176).

De El adolescente, obra por lo general poco conocida por el gran público (pág. 204), se destaca un tema que sirve de común denominador para todas las demás novelas de Dostoievski: el problema de una generación sin padre (pág. 180). En efecto, si echamos un vistazo a los héroes dostoievskianos, se observará cómo todos ellos desconocen quién era su progenitor, produciéndose lo que el Gerigk denomina una «búsqueda del padre» (ibid.).

A la última e incompleta novela de Dostoievski, Los hermanos Karamázov, es a la que Horst-Jürgen Gerigk dedica más páginas (págs. 205-264) y donde mejor demuestra su amplio bagaje cultural. De esta manera, por ejemplo, intenta explicar de la mano de Kant diversas cuestiones jurídicas que se pueden hallar en esta obra (págs. 208, 227-228 y passim) y de los exegetas rusos la gran diversidad de géneros que contiene y que se observa en cada uno de los libros que forman esta voluminosa obra (págs. 261-264).

El apartado siguiente («Dostoievski y Alemania», págs. 273-278) tiene como finalidad mostrar los documentos y las fuentes disponibles acerca de la estancia de Dostoievski en Alemania (págs. 273-275), centrándose posteriormente en la breve novela El jugador (págs. 279-289). En el análisis de esta obra no sólo se ofrece una interpretación marxista de la cuestión del dinero (págs. 285-287) y se indica cómo a partir de entonces aparece la figura, ya predicha y criticada, por cierto, en Apuntes de invierno sobre impresiones de verano, del «ruso en el extranjero» (pág. 289), sino que además se rebate la teoría ampliamente aceptada de un Dostoievski «contradictorio» o «polifónico», citando las palabras del escritor en un artículo de 1861 en el que afirmaba que: «La facultad del artista, por ejemplo, de un escritor de novelas, consiste en expresar en las personas e imágenes de una novela su pensamiento de forma tan clara que el lector, cuando lea la novela, entienda el pensamiento del autor de la misma manera que el autor lo entendió cuando creó la obra» (pág. 282).

El último capítulo de esta obra está dedicado a las «Relaciones entre la vida y la obra de Dostoievski» (págs. 291-322) y tiene como finalidad señalar los conceptos claves que se encuentran reiteradamente en su obra (págs. 293-299). En el subapartado «El desarrollo de Dostoievski como escritor» (págs. 300-322), Gerigk realiza un recorrido por toda su producción desde sus inicios como traductor de la obra de Balzac Eugénie Grandet hasta su último número de Diario de un escritor, destacando cómo Dostoievski aprendió a escribir gracias a los novelistas franceses (págs. 300-301) y la importancia que cobra en la vida de un autor como Dostoievski sus lecturas (pág. 303). Asimismo, hace especial hincapié en su idea de que al escritor ruso hay que entenderlo desde Apuntes de la casa muerta como un «criminólogo y misionero cristiano» (pág. 314). El prof. Gerigk concluye su obra con toda una serie de reflexiones sobre Los hermanos Karamázov que le llevan a realizar la sorprendente afirmación de que «no es necesario, sin embargo, para la comprensión de Los hermanos Karamázov, recurrir a la vida del autor» (pág. 322).

Como el lector habrá podido observar, el estudio de Horst-Jürgen Gerigk, fruto de casi 50 años dedicados a la investigación científica de la vida y de la obra de Dostoievski, ofrece no sólo una introducción general a la producción novelística y periodística del genial escritor ruso, sino también toda una serie de claves de lectura y de indicaciones que resultarán completamente sugestivas y útiles tanto para el aficionado que desee acercarse por vez primera al complicado mundo conceptual de Dostoievski como para el especialista.


Jordi Morillas

Coordinador Regional para España de la International Dostoevsky Society