Monday, 09. December 2019

Visitantes

1836227

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

 


La postura de Arabia Saudí ante el terrorismo y los Estados Unidos

 

            Entre estos países, quien más alertado está por las consecuencias de un conflicto sirio que dura ya demasiado tiempo es Arabia Saudí, potencia suní supuestamente aliada de los Estados Unidos. De esta manera, las autoridades saudíes temen que el acuerdo alcanzado entre americanos y rusos y respaldado por la ONU para la destrucción de armas químicas por parte de Assad sea sólo un triunfo de la diplomacia siria, como dijo el Ministro de Asuntos Exteriores Saud al-Faisal, con el único fin de poder “perpetrar más asesinatos y torturar a su pueblo”.

 

           La declaración del Ministro de Asuntos Exteriores Saudí es significativa, “puesto que Arabia Saudí, a la vez que es uno de los principales proveedores de la predominante oposición siria, ha hecho caso hasta ahora de las advertencias de los Estados Unidos a lo largo del conflicto, según las cuales la ayuda a los rebeldes sirios podría fortalecer a las facciones sunís anti-occidentales. El Irán musulmán chiita apoya al Sr. Assad en el conflicto sirio, mientras que la mayoría de los estados árabes del golfo regidos por el islam suní apoya a los rebeldes que luchan para derrocar al Sr. Assad.

 

          Arabia Saudí, por ejemplo, lleva mucho tiempo evitando proveer a los rebeldes sirios con misiles tipo Stinger por los temores americanos de que estos misiles pudieran ser utilizados contra objetivos occidentales, según dicen analistas de seguridad instruidos por funcionarios saudíes. Arabia Saudí incrementó la presión sobre los EE.UU. para permitir armar a los rebeldes con armas antiaéreas este verano, cuando un gran número de luchadores de Hezbolá entraron en combate al lado del régimen del Sr. Assad.

 

           Los saudíes sienten ahora que la Administración Obama está ignorando sus temores acerca de Irán y de Siria y responderán a su vez ignorando ‘los intereses americanos, los deseos americanos y los asuntos americanos’ en Siria, dijo Mustafa Alani, un veterano analista de seguridad saudí del Centro de Investigación del Golfo con sede en Ginebra. ‘Se van a enfadar, pero podemos vivir con ello’, dijo el Sr. Alani el domingo [día 29 de septiembre de 2013] refiriéndose a la Administración Obama. ‘Estamos aprendiendo de nuestros enemigos cómo tratar a los Estados Unidos’.

 

          La infelicidad saudí no significa que el reino vaya a empezar a apoyar a grupos terroristas, subraya el Sr. Alani. Arabia Saudí, como los EE.UU., ha sido señalada como objetivo por Al-Qaeda, un grupo nacido del apoyo americano y saudí a los luchadores contra la ocupación soviética en Afganistán durante los años 80.

 

            Sin embargo, los EE.UU. son más conservadores que los países del golfo cuando se trata de considerar grupos terroristas en Siria. Los EE.UU. han declarado al grupo rebelde sirio Jabhat al-Nusra organización terrorista, mientras que algunos en el golfo lo consideran una fuerza predominantemente siria y legítima en lucha contra el Sr. Assad.

 

           Los gobiernos sunís del golfo árabe, en especial, Arabia Saudí, tienen mucho miedo de que el Irán de tendencia musulmana chiita quiera utilizar sus poblaciones chiitas en Irak, Arabia Saudí, Kuwait, Bahrain y el Yemen para desestabilizar los gobiernos del golfo árabe e intentar dar más poder a Teherán en la región.

 

         Arabia Saudí quiere que los EE.UU. e Irán mejoren sus relaciones por el bien de la estabilidad en Oriente Medio, pero no confía en que la Administración Obama perciba los miedos de Arabia Saudí del expansionismo iraní, dice el Sr. Alani”[1].



[1] Ellen Knickmeyer, “Saudis Fear U.S. Policy On Iran, Syria Is Risky”, WSJ, 30 de septiembre de 2013, pág. 9.