Friday, 15. December 2017

Visitantes

1264610

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

El barón ladrón andaluz

Un funcionario local anima a robar en tiendas de comestibles como forma de combatir la pobreza

(Artículo de opinión del WSJ, publicado el 16 de agosto de 2012)

1344870012_0_orig1

La semana pasada, el alcalde de Marinaleda, España, vitoreó a sindicalistas agrarios cuando éstos procedían a robar en tiendas de comestibles en pueblos de otros alcaldes. Después de llenar los carros, se marcharon sin pagar y descargaron la comida en una urbanización de viviendas protegidas para gente con bajos ingresos en Sevilla. Algunos de los saqueadores han sido desde entonces arrestados, aunque no el alcalde Juan Manuel Sánchez Gordillo, quien dice a Reuters que esperaba afuera durante los asaltos.

La cuestión era llamar la atención acerca de “la gente que no tiene para comer”, lo cual forma parte de la lucha de décadas del Sr. Sánchez Gordillo contra el libre mercado, el capitalismo, la propiedad privada, etc. El Sr. Sánchez Gordillo, jefe de la sección local de la Unión de Trabajadores y del Sindicato Agrario de Trabajadores, está ahora ocupado con una serie de marchas de protestas a través de toda Andalucía. Una de cada tres personas en la región está en paro frente a una de cada cuatro a nivel nacional. Las marchas del Sr. Sánchez Gordillo quieren convencer a otros funcionarios locales para que se rebelen contra los recortes en el estado del bienestar que Madrid ha ordenado.

La razón por la cual el Sr. Sánchez Gordillo no empezó a robar en los supermercados de su propio pueblo es que Marinaleda no tiene ninguno. El Sr. Sánchez Gordillo, que ha sido alcalde desde 1979, gobierna el pueblo como un glorificado colectivo agrícola, completado con casas públicas por 15 euros al mes y con igualdad salarial obligatoria. Ofrece garantías de trabajo de bajo sueldo en sus agro-cooperativas que se encuentran en territorios comunales expropiados a aristócratas desde los años 90. Desde entonces, en Marinaleda ha habido poca propiedad privada de la que se pueda hablar. El Sr. Sánchez Gordillo se las da de “Robin Hood” por sus payasadas en los supermercados, pero él es un barón ladrón en el sentido más verdadero del término.

Desde 2008, el Sr. Sánchez Gordillo ha representado también a la provincia de Sevilla en el parlamento andaluz como miembro del partido Izquierda Unida. Allí, se ha unido a los Verdes y al PSOE para ayudar a hacer de la región la miseria sin trabajo en la que se ha convertido. El año pasado, Andalucía añadió de un 1 a un 3% de recargo a los beneficios, ahorros, inversiones de capital e impuestos sobre la renta nacionales. Este año, ha subido los impuestos locales sobre la transferencia de la propiedad privada que empieza en un 8 % para la venta de una plaza de aparcamiento.

El Sr. Sánchez Gordillo tiene razón en una cosa: Andalucía no puede seguir de esta manera. El primer paso para la recuperación es reemplazar a políticos como él.