Friday, 15. December 2017

Visitantes

1264609

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

La polémica en torno al “poema” de Günter Grass

 Gunter-Grass-Biografia-715x242-150x1501

La polémica en torno al “poema” de Günter Grass acerca del peligro que Israel representa para la paz mundial al querer defenderse a través de un “primer ataque” contra la atómica Irán continúa reflejándose todavía en los medios alemanes. Entre los diarios, es el rotativo Die Welt el que más está insistiendo en la cuestión. Aquí se traducen un par de textos que pueden ayudar a comprender por dónde va la polémica actualmente.

 

“Endurecimiento de nuestra alma”, por Clemens Wergin (Die Welt, sábado 7 de abril, p. 3)

Hay muy buenos motivos contra una ataque militar israelí al programa nuclear iraní el cual, dicho sea una vez más, se realizaría con medios convencionales y no con un arma nuclear. Hay, no obstante, también muy buenos motivos para hablar a favor de tal ataque. A uno no le tiene que gustar tampoco el presidente de Israel Benjamin Netanjahu y su política de asentamientos. ¿Pero qué insensibilidad se tiene que tener para no dejarse conmover por el hecho de que el pueblo judío está siendo amenazado de nuevo con su desaparición más de 60 años después del final de la Alemania nazi? ¿Una amenaza que pueden ayudar a limitar los submarinos alemanes, puesto que posibilitan a Israel –la cual podría ser completamente destruida con pocas bombas atómicas– tener una capacidad de respuesta intimidatoria?

Uno no puede dejar de tener la impresión de que el deporte practicado con tanto frenesí en Alemania de la crítica a Israel sirve, en última instancia, para endurecer nuestra alma. Endurecerse contra el escándalo moral de nuestro tiempo: que otra vez ha surgido un régimen que amenaza al pueblo judío con el exterminio. Y que pronto también podría disponer de las armas para completar el trabajo de Hitler, si le apetece.

 

“Una alabanza a Grass”, por Henryk M. Broder (Die Welt, jueves 12 de abril de 2012, p. 10).

A pesar de tales críticas, Grass tiene el mérito de haber actualizado el debate acerca del antisemitismo. Sólo idiotas estrechos de miras y retrógrados como David Irving, Horst Mahler o el Obispo Richard Williamson niegan el Holocausto. El antisemita moderno y que mira hacia adelante lo convierte en fundamento de su argumentación: contra los judíos, quienes no han aprendido nada de su propia historia y está a punto de superar a los nazis.

Si antes se decía “¡Los judíos son nuestra desgracia!”, desde hoy se dice “¡Israel es nuestra desgracia!”. Ahora sólo falta una actualización para el “¡Muerte a los judíos!”.