Friday, 20. October 2017

Visitantes

1222097

Búsqueda

AGON en Facebook

Compártenos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Linkedin Share to Myspace Share to Delicious Share to Google 

Compartir

Conteniendo a Israel de Irán

El General Dempsey envía un mensaje de debilidad americana a Teherán.

(Editorial del 21 de febrero de 2012)

 images

¿Está la administración Obama más preocupada por el hecho de que Irán pueda conseguir un arma nuclear o por el hecho de que Israel pueda usar la fuerza militar para prevenir que Irán lo consiga? La respuesta es la segunda, a juzgar por los comentarios este domingo del presidente del Estado Mayor Conjunto, Martin Dempsey.

En su aparición en la CNN, el general Dempsey envió precisamente el mensaje equivocado si el principal objetivo estratégico de los EE.UU. era convencer a Irán de que renuncie a sus ambiciones nucleares. Dijo que los EE.UU. están instando a Israel a que no ataque Irán, porque Irán no se ha decidido a construir una bomba, porque un ataque israelí probablemente no retrasaría a Irán más que un par de años y porque invitaría a represalias y sería “desestabilizante” para todo el Oriente Medio.

“Este es el problema con el que todos nosotros nos enfrentamos. Y la razón por la que pensamos que no es prudente decidirnos a atacar Irán en este momento”, dijo el general, refiriéndose a una posible respuesta iraní a un ataque. “Este ha sido nuestro consejo a nuestros aliados los israelíes. Y también sabemos o creemos que sabemos que el régimen iraní no se ha decidido todavía a embarcarse en tal capacidad o en el esfuerzo de armar su capacidad nuclear”.

Con esta jugosa cita, el general Dempsey se las ha ingeniado para decir a los iraníes que pueden respirar tranquilos porque el principal aliado de Israel se opone a un ataque a Irán, tal ataque es probable que no funcione de todas formas y los EE.UU. temen las represalias de Irán. Es como si el general Dempsey quisiera ratificar la retórica de Irán de que el régimen es una amenaza global militar aterradora.

Si los EE.UU. realmente quisieran que su diplomacia funcionara en lugar de su fuerza, dirían y harían lo que pudiesen para aumentar el miedo de Irán a un ataque. Dirían públicamente que Israel debe ser capaz de protegerse a sí mismo y que tiene los medios para hacerlo. En especial, el primer oficial militar de América debería decir que si Irán intensifica sus acciones como respuesta a un ataque de Israel, los EE.UU. no tendrían más opción que intervenir en favor de su aliado. La base de la diplomacia coercitiva es hacer comprender al adversario que el precio de su mal comportamiento será muy, muy alto.

El general no es un trabajador independiente, por lo que su mensaje, casi con total seguridad, estaba dirigido por la Casa Blanca. Sus comentarios sólo tienen sentido estratégico si la prioridad real del presidente Obama es contener primero a Israel, especialmente antes de las elecciones de noviembre.

Esto podría explicar también los comentarios del general Dempsey de que los EE.UU. no creen que el régimen de Irán se haya decidido a construir una bomba atómica y que es un actor “racional”, como, por ejemplo, Holanda. Éste sería el mismo Irán racional que rechaza ceder en sus planes nucleares a pesar de las cada vez más numerosas y perjudiciales sanciones globales, y el mismo actor prudente que ha enviado agentes por todo el mundo para bombardear objetivos israelíes y saudíes, supuestamente incluyendo un restaurante en Washington, D.C.

Irán no necesita hacer explosionar una bomba o, incluso, declarar que tiene una para conseguir su empate nuclear. Todo lo que necesita hacer es estar a punto y hacer creer a todos que puede construir una bomba cuando quiera. Entonces el precio a pagar por disuadir a Irán aumentará exponencialmente y la influencia del régimen se multiplicará en Oriente Medio y contra los intereses americanos. Las garantías del general Dempsey ocultan esa realidad militar y política.

Como la mayor parte de la política en torno a Irán de Obama, los comentarios del general Dempsey tendrán el efecto de hacer más probable la guerra, no menos. Aumentarán la ansiedad de Israel por el apoyo estadounidense, especialmente si el Sr. Obama es reelegido y tiene una mano política más libre. Esto podría hacer que las autoridades de Israel atacaran antes. La debilidad invita a la guerra y el general Dempsey ha ayudado a la Administración a enviar un mensaje de debilidad a Israel y a Irán.